Dra. Luz Aguiló

Contacto


Avda. María Cristina 10-12 
46001, Valencia, España
web@doctoresgandiaaguilo.com

963 923 919   /   619 765 723

Horario:
Lunes - Viernes 09:00 h. - 20:00 h.
Sábado 09:00 h. - 13:00 h.

Galería de fotos

Links relacionados

Mantenedor de espacio



¿Por qué su hijo podría necesitar un mantenedor de espacio?

Los niños pueden necesitar mantenedores de espacio si pierden un diente cuando son muy pequeñitos o se les extrae por caries dental. 

Un mantenedor de espacio es un aparato que está hecho a medida por el dentista u ortodoncista en un material acrílico o metálico. 

Su propósito es guardar el espacio abierto para permitir que brote el diente permanente y que éste llegue a su lugar.
Los dientes de leche son importantes para el desarrollo de los dientes, huesos y músculos maxilares y ayudan a guiar a los dientes permanentes en la posición cuando se pierden los dientes de leche. 
Si no se mantiene un espacio, los dientes pueden moverse hacia el espacio abierto y precisando un tratamiento de ortodoncia más tarde. 

Existen dos tipos de mantenedores de espacio para niños: removibles y fijo.

Abajo vemos 2 casos clínicos reales.


Foto 1: Mantenedor de espacio de 1 diente


Es un aparato removible de quita y pon, con:
  • Resina rosa que simula encía.
  • Resina blanca con forma dientecitos de leche.
  • Dos ganchitos para sujetarse a las muelas de leche.  

Este niño perdió un diente de leche delante (una pala) por un traumatismo dentario.

En la foto de la derecha se ve el mismo caso pero con el mantenedor de espacio puesto (que no se nota). Los mantenedores se usan para para restaurar una correcta función de masticación y evitar problemas en el habla (fonéticos) y estéticos.


Foto 2: Mantenedor de espacio de 2 dientes


Mantenedor de espacio removible con dos dientes de resina. Los dientes de leche fueron perdidos debido a un traumatismo dentario.

Caso similar al anterior. A la derecha se ve el mismo caso con un mantenedor de espacio con los dos dientes que faltan en boca.


Video: Consecuencias de la pérdida de un diente